miércoles, 11 de marzo de 2009

Un sonido lejano


Conforme nos vamos acercando se empieza a distinguir el sonido de un saxofón. Es un sonido que me encanta, siempre quise aprender a tocarlo, pero nunca empecé.

Es una tarde agradable y aunque no hace sol, se está bien.

Vamos caminando y la música resuena en las paredes del tunel por el que salen parejas de enamorados, familias, corredores, novios que pasean al perro, gente que viene de hacer compras, viejitas que disfrutan de la tarde por Central Park. La gente pasa sin verlo, sin percatarse del sonido tan bello que sale de su saxofón.

Cuando nos vamos del parque, varias horas después, él sigue tocando, regalándonos su música, sus años de estudio, su conocimiento, lanzando al aire las notas de una canción que invita a volver otra tarde a escuchar su música mientras te tumbas mirando las nubes pasar.

5 comentarios:

Melpómene dijo...

Musica...

lo que me hace vivir...


saludos

HUMO dijo...

Esos músicos llevan su música en el alma1

=) HUMO

Uri dijo...

Es en el Bronx?

BigEyes World dijo...

Esto era Central Park

niniopiru dijo...

muchísimas gracias!! regalar arte siempre es chulo pero más aún en Central Park!!! me ha gustado mucho encontrar tu blog no lo pierdo de vista!