domingo, 5 de julio de 2009

Fuego en el Hudson




Como cada año, Macy's (unos grandes almacenes) patrocina los fuegos artificiales del 4 de julio en NY.

Este año, los fuegos se han trasladado desde la parte de Brooklyn donde se suelen hacer, a la del Hudson, justo al otro lado de Manhattan. La razón: se cumplen 400 años desde que Henry Hudson explorara el río que lleva su nombre.

El explorador en cuestión, además de dar su nombre a un río (en USA), a una bahía y a un estrecho (ambos en Canadá), propició el establecimiento de factorías balleneras en Spitzberg y la iniciación de un próspero y lucrativo comercio peletero en las márgenes del río Hudson. Dicha actividad dio lugar a la ciudad holandesa de Nueva Ámsterdam (posteriormente Nueva York), que luego pasaría a manos de Inglaterra.

Los fuegos los dispararon Sousa Fireworks, una empresa californiana, que supuestamente iban acompañados de varias canciones clásicas americanas (además del God Bless America)... que nunca escuchamos.

Los fuegos los disparaban desde el agua, unas barcazas situadas en medio del rio portaban las carcasas, que se convertirían en un castillo de fuegos artificiales. Se trataba de seis puntos de los que salía el mismo castillo, para que la gente desde la 24th st hasta la 54th st lo pudiera ver.

La experiencia como tal estuvo bien. La espera, la gente, la buena compañía... pero el castillo me defraudó pora varias razones. Además de estar muuuy lejos y era todo lo cerca que te permitía la policía, no apagaron las luces ni los semáforos, lo que te quita parte de la magia del castillo.

Como buena valenciana, lo que más me gusta disfrutar de las fallas son las mascletás y los castillos. Y este país tiene muchas cosas que admirar, pero en cambio no saben disfrutar de unos buenos fuegos artificiales. No se siente igual si no hueles la pólvora, si no te caen las carcasas cerca y si no parece que el castillo está literalmente sobre tu cabeza y te haces cada vez más pequeñito.

2 comentarios:

RITA dijo...

Yo no sé que tendrán los fuegos artificiales, pero es que me encantan, para mí que es el colorido, el ruido, el olor a pólvora que queda después,y eso que soy de Santander ;).

Armando dijo...

Los fuegos artificiales, castillos & mascletaes han sido eliminados de mi agenda. Los he aborrecido, y no se bien por qué, si por la muchedumbre, la repetición,... no lo sé... no obstante, cabe decir que donde esté un castillo, de pirotécnico valenciano, que se quiten el resto... y no es una cuestión de patria, sino de ritmo y sonoridad.

Normalmente, gustan leeeeentos y con grandes palmeras, ooooh que potito, y tal, lo que los hacen aburridos.

De todas maneras, orillas del Hudson y acordándote de Caballer me has recordado al Tío Masclet, que lo sepas...

http://www.youtube.com/watch?v=HcYKRzy92Hk

:)))